FANDOM


Naiad1

Una náyade, por John William Waterhouse, 1893; una ninfa acuática se aproxima al durmiente Hilas.

En la mitología griega, las náyades (Griego: Ναϊάδες) son un tipo de espíritu femenino, o ninfa, que preside las fuentes, pozos, manantiales, arroyos, quebradas, lagunas y lagos, y otros cuerpos de agua dulce.

Se distinguen de los dioses fluviales, que personifican a los ríos, y a los antiquísimos espíritus que habitaban las aguas estancadas de pantanos, como la Lerna premicénica en la Argólida.

Las náyades estaban asociadas con el agua dulce, como las oceánides lo estaban con el agua salada y las nereidas específicamente con el Mediterráneo, pero como los antiguos griegos consideraban a las aguas del mundo como un único sistema, que se filtraba del mar en las profundos espacios cavernosos en la tierra, había cierta superposición. Aretusa, una ninfa de un manantial, podría llegar desde las corrientes subterráneas del Pelóponesa a la superficie en la isla de Sicilia.

NombreEditar

John William Waterhouse - Undine

Ondina, por John William Waterhouse

La palabra griega es Ναϊάς (Naiás), plural Ναϊάδες (Naiades). Deriva de νάειν (náein), "fluir", νᾶμα (nãma), "agua corriente".

MitologíaEditar

Gioacchino Pagliei - The Naiads, 1881

Gioacchino Pagliei - Las náyades, 1881

Solían ser el objeto de cultos locales arcaicos, venerados como esenciales para los humanos. Los chicos y chicas en las ceremonias de llegada a la edad adulta dedicaban sus rizos infantiles a la náyade local del manantial. En lugares como Lerna, a la purificación ritual de las aguas se le atribuyen propiedades médicas mágicas. Allí los animales eran ahogados ritualmente. Los oráculos podían situarse en los antiguos manantiales.

Fountain of Naiads, Piazza della Repubblica

Fuente de las náyades, Piazza della Repubblica, Roma, Italia.

Las náyades podían ser peligrosas: Hilas de la tripulación del Argos se perdió cuando las náyades se lo llevaron, al estar él fascinado por su belleza. Las náyades también eran conocidas por exhibir tendencias celosas. La historia de Teócrito sobre los celos de las náyades era de un pastor, Dafnis, que era el amante de Nomia o Equenais; Dafnis fue infiel en varias ocasiones a Nomia y, en venganza, ella la cegó permanentemente. Salmacis obligó al joven Hermafrodito en un abrazo carnal y, cuando él intentó liberarse, se fusionó con él.

Las ninfas acuáticas asociadas con manantiales particulares era por toda Europa en lugares sin conexión directa con Grecia, sobreviviendo en los pozos célticos de noroeste de Europa que han sido rededicados a santos, y en la Melusine medieval.

Walter Burkert señala: "Cuando en la Iliada [xx.4-9] Zeus llama a los dioses a reunirse en el monte Olimpo, no son solo los conocidos olímpicos los que vienen, sino también todas las ninfas y todos los ríos; solo Océano permanece en su lugar",[1] los oyentes griegos reconocieron esta imposibilidad como una hipérbole del poeta, que proclamaron el poder universal de Zeus sobre el antiguo mundo natural: "el culto de estas deidades", confirma Burkert, "está limitado solo por el hecho de que se identifican inseparablemente con una localidad específica".[1]

InterpretaciónEditar

Cyprian Kamil Norwid Najady

Náyades, dibujo de Cyprian Kamil Norwid

Robert Graves ofreció una lectura sociopolítica del tipo de mito común en el que un rey mítico es acreditado casándose con una náyade y fundando una ciudad: eran los helenos recién llegados justificando su presencia. Los amores y violaciones de Zeus, según las lecturas de Graves, registran la suplantación de antiguos cultos locales (Graves 1955, passim).

Así que, en el trasfondo del mito de Aristeo, Hipseo, un rey de los lápitas, se casó con Clidánope, una náyade que engendró a Cirene. Aristeo tiene una experiencia mortal más que ordinaria con las náyades: cuando sus abejas murieron en Tesalia, fue a consultarlas. Su tía Aretusa le invitó bajo la superficie del agua, donde fue lavado con agua del manantial perpetuo y recibió consejo.

TiposEditar

NombresEditar

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 Burkert, III, 3.3, p. 174.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.